lunes, septiembre 08, 2008

crónica rally not made. 6 de set de 2008

El día comenzó bien tempranito con un mensaje de texto, a eso de las 7.30: “Se hace igual”? El lacónico sí lo confirmó, el rally no se suspende por lluvias. Estaban pronosticadas como débiles y aisladas, pero persistentes y abundantes nos acompañaron durante toda la travesía. “El rally te testea las defensas” declararía ya por el fin de la jornada un congeladísimo Albano.
A eso de las 9 intercambiamos llamados con Dani NotMade. Su cameraman desaconseja filmar en un día como hoy, pero ya es demasiado tarde para poder avisar de que se suspende, así que seguimos adelante con el plan.

En el ex cine Metro de Cerrito al 500 y actual Tango Center decorado con carpinterías con cromado plateado, mucha bombita de luz a lo marquesina de broadway y mármoles verdes se juntaron:

Sebastián Gagin, Albano García, Manuel Iniesta, Diego Castellani, Camila Kolker, Daniel Lerner, Macarena Luzi, Leandro Pomeraniec, Daniel Diego Cazap, Fernando Lopez, Catherine Meli, Thierry Bernard, Martín Di Peco, Silvina Espósito, Daniel Goldaracena, Mariano Baqués, Agnese Lozupone, Adriana Massidda, Juan Pablo Scarfi, Ana Guerín, Cecilia Guerra, Lorena Beta, Marcelo Dimmenstein, Rosario Talevi + amiga y Pablo Ferraro.

Los 26 rallyistas rompieron todos los records, haciendo que sea el más concurrido de todos los tiempos. (y eso que llovía y había que levantarse temprano en sábado!)
Por eso Silvina tiene que hacer arder el handy pidiendo más camionetas a Cintia y Victoria, las telefonistas de las combis con nombres de fechas en las que no sabemos que pasó. En la “9 de abril” de las 11.00 parten 13 rallystas, 9 se van en la de las 11.30 y Silvina, Agnese, Dani y Baca tuvieron que ir hasta Cerrito y Sarmiento a tomarse la “7 de agosto” de las 11 y media también. Mientras disfrutamos de la lectura de La Razón vemos pasar en camino de cintura y Richieri el local “Shakira – parada hot”. El viaje por la autopista se nos hace corto, más o menos en media hora llegamos a Camino de Cintura y Riachuelo, pasando la parada San Remo. Nos reunimos todos en la entrada de Expo Máquina, también conocido como “donde está el avión”. Entramos y enseguida el seguridad nos chifla: “hasta acá nomás, chicos, al fondo hay perros sueltos que los pueden lastimar” No llegamos a ver mucho, pero distinguimos un tractor amarillo, un trencito de la alegría, unas freidoras, unos buses de cuando en Ezeiza no había manga, motos de agua, tanques de agua, sputniks, gatos, y pilas de tierra y escombro al fondo. Pronto nos chiflan de vuelta: “Estamos cerrando chicos” la mala onda ya es más que evidente y el grupo desenfunda al unísono cámaras de todos los tamaños, épocas y colores.

La segunda parada es Expo Quinchos. El Dani y el Baca se adelantan para preparar la presentación de Not Made in China. Los sigue el amigo de Catherine. El resto del grupo cruza el puente para tener una perspectiva del avión y un Riachuelo verde intenso. En pocos meses se armó una villita enfrente y decidimos no provocar sensaciones en la gente así que damos la vuelta para el cruce peatonal. “No me traje la remera de got pungued” se lamenta Diego.

En expoquincho, los notmade ya habían preparado el set y comienza la presentación y performance en vivo. Comentan su trabajo con respecto al copyleft y ponen manos a la obra. Enseguida comienzan a trabajar las cañas que se consiguen ahí, y tratando de afirmarlas con precintos e hilo, diseñan en vivo y construyen en tiempo real un banco de juncos con respaldo con brushing y todo, 100 % not made in china.
Mientras tanto, los artesanos del lugar miraban y tomaban mate desde sus vagones oficina y la lluvia seguía acompañandonos, en el día más frío del año. Para recuperar energías, algunos van al auxilio de la cafetería de la gasolinería de al lado, donde Catherine flashea con el Capitán del Espacio. Después de la parada técnica, seguimos para la tercer y última etapa: el balneario de agua salada Danubio Azul.
Pensábamos que íbamos a poder encontrarnos con el Ingeniero Russo, mentor del recreo, pero nos enteramos que unos problemitas de salud lo mantienen alejado de su terruño. Con nuestro anfitrión ausente, recorremos por nuestra cuenta las instalaciones del balneario, con su sorprendente arquitectura entre modernista, pintoresquista, peronista y sindicalista de los 50s y 70s. Después de un panorama desde la terraza, terminamos a todo parrillada: choripan, vacíopan y morcipan para todos. La segunda ronda se hace esperar porque el parrillero desbordado se había quedado sin panes. A esta altura, varios rallystas fueron partiendo, y el grupo final se divide entre los 5 que se toman el 92 y los 8 que esperamos la combi del otro lado de la ruta.
Para animarse al cruce, hay que sacar las suicidal tendencies que todos llevamos dentro, en camino de cintura no se estila que los autos paren, mucho menos los camiones. El murito divisorio de tramos propone una complicación extra para los de piernas cortas. “Me mojé todo el culo”, confiesa Silvina.
Para colmo en la parada, los coches que pisan los charcos de la banquina salpican para el oro olímpico. En un intento por impedir el salpicazo, el baca salta y cabecea el travesaño del techo, sacudiendo toda la parada. En otro contexto, era golazo de Palermo. Después de una larga espera bajo el viento y la lluvia y con los pies mojados, llega la combi que nos lleva hasta el Obelisco, y de ahí al subte: algunos la D, otros la C y otros la B, y a apurarse porque ya empieza Argentina.

algunas fotos en:
http://rallyconurbano.multiply.com/photos/album/32/32

3 comentarios:

gilardo dijo...

felicitaciones por ese espìritu y curiosidad incansables!!!

crisanaz dijo...

genial el sillon instantaneo!!!!!!!!!!!!

Cece dijo...

http://www.slide.com/r/wOPJIOvJuT_-HHvLSM_2Ikvo2b7DKvJW?view=original

fotos en el blog "pólvora en chimangos"